La batalla de los independentistas por lograr que “todos actúen y piensen como nosotros” está llevando a más de uno a tener serios problemas de tener sus pequeños comercios en Cataluña. El último gran ataque se realizó a lo largo del año 2015, cuando se interpusieron por parte de inspectores un total de 17 denuncias a comercios de Barcelona por “no rotular en catalán”.

¿Se retirarán estas multas?

Alberto Fernández, líder del PP en el Ayuntamiento de Barcelona, es quien ha dado a conocer este hecho ayer miércoles 8 de diciembre, pidiéndole a la alcaldesa Ada Colau que inste a la Generalitat para dejar sin efecto estas 17 denuncias que alcanzan una cuantía de 20.700 euros.

“Estas sanciones son puramente ideológicos y no vienen motivadas por ninguna infracción”, además “lamento que estas multas se sumen a otras trabas burocráticas que afectan al desarrollo de la actividad económica” dijo el portavoz del PP en un comunicado. “Defendemos la libertad de comercio. Rotular en una lengua oficial no puede ser sinónimo de sanción. Que un comercio rotule solo en castellano, igual que si lo hacen solo en catalán, no perjudica al consumir” argumentó.

26-680x365_c

En Barcelona, los pequeños comercios y la hostelería son los dos sectores más castigados por las multas lingüísticas. En todo Cataluña se impusieron un total de 68 multas a negocios cuyos rótulos no estaban en catalán, lo que supone una cuantía de 140.000 euros en multas. Además, el PP denuncia que estas sanciones lingüísticas han aumentado en el último año en un 173%. En 2014 se sancionaros ha 57 empresas con las que el Govern catalán obtuvo 51.300 euros.

Así pues, el político asegura que debe retirarse todas estas denuncias que van en contra los derechos de los empresarios que en ningún momento están obligados a poner sus rótulos, u ofrecer sus servicios, en catalán.

Dejar respuesta