Aprender un idioma resulta enriquecedor en muchos aspectos de la vida, no sólo como parte de un crecimiento personal o profesional sino como un nuevo camino de comunicación. Su efecto es tan favorecedor, que incluso la ciencia ha ratificado las ventajas de conocer varias lenguas para nuestro cerebro. 

Las nuevas tecnologías aplicadas a la enseñanza de un idioma, son una herramienta que permite al alumno ampliar el conocimiento a través de la simplificación de los métodos de aprendizaje. No en detrimento de los mismos sino como complemento de ellos.

Dichas herramientas permiten mejorar las sesiones lectivas transformando al maestro en un personaje cercano que motiva la comunicación personalizada. Transformando el método de enseñanza tradicional en un método superado de intercambio de ideas, reflexiones y enfocado a nuestras necesidades.

Son muchas las plataformas de aprendizaje de idiomas que han surgido a través de aplicaciones o en Internet, algunas destinadas a ganar vocabulario y practicar y otras a encontrar profesionales que nos ayuden a avanzar con el aprendizaje. Un buen ejemplo de este tipo de plataformas es Preply, que acerca a maestros de inglés a alumnos potenciales con deseos de aprender el idioma de la mano de un profesional nativo. ¡Cómo y efectivo!

Un nuevo enfoque

La interacción on-line posibilita la comunicación dentro de un ámbito tanto visual como
auditivo del idioma mucho más vibrante, lo que influye en la retención de lo aprendido. No se trata de sustituir un método ampliamente comprobado sino superar la práctica enseñanza- aprendizaje utilizando un sinfín de recursos que permitan una mejor comprensión al alumno.

La perspectiva del manejo del tiempo es otra ventaja que nos aporta el uso de la tecnología por lo agitado de la vida moderna y las diferentes actividades que esto conlleva, brindándonos la oportunidad de aprender en los horarios que consideremos más adecuados.

Cuando la tecnología es usada como una herramienta eficaz, útil y extraordinaria aplicada en la tarea docente del idioma proporciona al maestro un medio ágil que mejora las sesiones de enseñanza. Al mismo tiempo que el alumno aprende a aprender a través de los recursos que la misma le facilita, como conocer personas e interactuar con ellas en tiempo real sin necesidad de trasladarnos a otros países.

Otra ventaja que tenemos con el uso de nuevas tecnologías es el ritmo con el que podemos
aprender sin restringirnos a los tópicos que por razones obvias nos obliga el aprendizaje en grupo presencial. Dado el acceso a programas, plataformas, aplicaciones, videos, e-books e
información que se encuentra al alcance de la mano en el idioma que nos interesa aprender.

El aprendizaje en línea resulta ser inclusivo pues no importan las capacidades físicas del alumno o del maestro o sus recursos económicos; puesto que los costos disminuyen toda vez que no implica trasladarse de un lugar a otro, comidas fuera de casa y casi siempre encontraremos cursos que se adecuan a nuestro presupuesto.

Las ventajas son muchas, no por nada este tipo de alternativas se están convirtiendo en una opción cada vez más común para dominar nuevos idiomas.

Dejar respuesta