Cualquier película, obra de teatro o libro que quiera darse a conocer y llegar al público va a tener que pasar por un proceso publicitario enorme. Ya sea con pancartas, carteles o cualquier otro sistema, el medio de publicidad no es muy diferente al usado por las empresas para darse a conocer. Pero, para desgracia de muchos productores, la capacidad publicitaria no es la misma para todos.

Algunos no cuentan con los recursos para publicitar su película

Según los datos que ofrece el Ministerio de Educación y Cultura, en el top 50 destacan especialmente las películas que están destinadas a los más pequeños, entre las que se encuentran Psiconautas: Los niños olvidados , Batman la lego película y Ballerina, que ha sido la segunda película más taquillera del primer fin de semana de marzo al recaudar 1.348.000 euros.

“Los padres no se guían tanto por la calidad sino por las poderosas campañas publicitarias” declara Khris Cambe, animador de Psiconautas. “Vende lo que tiene publicidad, lo que te meten por los ojos tanto a niños como padres. En cambio, creo que lo más cultural o diferente, las propuestas creativas y arriesgadas, no interesan por estar fuera de este camino libre de obstáculos…” lamenta en sus declaraciones el animador gallego.

Usando su propia película como ejemplo, explica la situación que viven las películas en el mundo de la publicidad. Su película ya no está en carteleras y ha desaparecido de la mayoría de las salas. Debido a su escaso recibimiento, los cines no se han interesado por la película. Según explica Cembe, “el cine de animación alternativo, adulto, trata de problemas serios que afectan a la sociedad, infancias rotas, jóvenes perdidos y aislados… Todo esto no interesa en los dibujos animados”.

Una situación a la que se enfrentan muchos animadores, pero también actores, pues las películas diferentes suelen tener muy poco recibimiento en las salas de cine, acompañadas de muy poca publicidad.

Dejar respuesta