La ciencia sigue avanzado y evolucionando cada día, llegando a obtener resultados increíbles. Se ha logrado con éxito realizar un transplante de ojos completos o colocar a una persona dos brazos que funcionan a la perfección. ¿Quedaba algo que la ciencia no pudiera lograr?

Es el primer niño de seguramente muchos

La ciencia no deja de sorprender, y la Naprotecnología ha logrado hacer algo que muchos consideraban imposibles: lograr el nacimiento de un niño. Esta tecnología se fundamenta en el registro de los biomarcadores naturales que proporcionan las gáficas del modelo Creighton. Gracias a esta información, analizando la sangre y con otras pruebas, los profesionales en este estudio pueden modificar las causas que provocan la infertilidad.

Así, ha nacido en la clínica Cima (Barcelona) el primer niño que ha visto la luz gracias a esta tecnología.  Sus padres son Jordina y Venancio, que llevan 7 años casados y antes de acudir a la clínica a probar este método ya visitaron varios ginecólogos, pero ninguno logro encontrar la causa del problema de su infertilidad.

Nace el primer niño gracias a la naprotecnología

La doctora Mena, utilizando este sistema, encontró la causa. En el caso de la madre la culpable era la hormona progesterona, la cuál no alcanzaba el nivel mínimo, lo que impedía la anidación. En lo referente al padre, la causa fue que era Celiaco, algo que al parecer el desconocía, lo que afectaba a su fertilidad.

Tras finalmente recibir las buenas noticias de que están “embarazados”, la pareja han querido promocionar, de manera totalmente desinteresada, este sistema que podría ayudar una gran parte de la población que tiene problemas para tener hijos y que los ginecólogos comunes no pueden dar una solución. Para ello han creado la web naprotec, en la que explican cuál ha sido su experiencia, dan información de la Naprotecnología y hasta la forma de contactar con la doctora Mena.

Dejar respuesta